es constitucional, no confundas

la unidad busca abrirse paso

Declaración de Huancayo, un paso a la unidad

Publicado: 2019-01-26


VOCES PARA CAMBIAR EL PERÚ

En la ciudad de Huancayo nos autoconvocamos al Encuentro de Organizaciones de Izquierda “Voces del Cambio”, las organizaciones políticas Perú Libre, MAS Democracia, el Movimiento Nuevo Perú, el Partido Comunista Peruano, Frente de Integración Regional – FIRME y el Movimiento Mi Región Puno con el objetivo de empezar a dialogar y sentar las bases de un proyecto democrático, popular y ciudadano que le ofrezca al país una alternativa política y una salida democrática y constituyente a la crisis actual.

Todas las fuerzas que apostamos por el cambio, las fuerzas de izquierda, progresistas nos comprometemos a contribuir a la articulación de una gran mayoría política y social que nazca de las bases y dialogue con amplios sectores de la ciudadanía, con las demandas y anhelos populares, con las grandes mayorías que una y otra vez han demandado cambios para superar la desigualdad, lograr una vida digna, recuperar la soberanía sobre nuestros recursos, desarrollar el agro, la economía campesina, la seguridad alimentaria, la defensa de los derechos humanos, la libertad de expresión, la igualdad de género, defender la autodeterminación de los pueblos, derrotar a la corrupción y la impunidad, en suma derrotar al neoliberalismo.

Este gran proceso debe convertirse en una fuerza y poder constituyente que permita refundar el país, democratizando el Estado, descentralizándolo y recuperándolo de los lobbies y mafias, generando un nuevo modelo de desarrollo económico social basado en los intereses nacionales, con una regionalización transversal que supere la perspectiva centrada en la desconcentración administrativa y permita un desarrollo regional, así como el bienestar de ciudadanos y ciudadanas en un país más igualitario, donde se garanticen los derechos de los trabajadores, las mujeres, los jóvenes, los pueblos indígenas, las comunidades campesinas.

Vivimos una situación excepcionalmente dramática por la crisis que corroe todas las instituciones del Estado, pero al mismo tiempo es una oportunidad histórica para construir desde la izquierdas, los sectores organizados del pueblo y la ciudadanía una potente herramienta política capaz de disputar y derrotar a la derecha tradicional y a todas las fuerzas continuistas que buscan sostener un orden de cosas que no va más.

Tras la caída de PPK y la llegada de Vizcarra al gobierno se evidenció la corrupción que representa el fujimorismo, el aprismo y los lobbies mafiosos reunidos en la Confiep que capturaron el estado; pero también el continuismo neoliberal que pretende el actual gobierno profundizando aún más la flexibilización laboral, buscando imponer proyectos extractivos, entregar nuestros recursos naturales y energéticos, quitando competencias a los gobiernos descentralizados, continuando con un esquema tributario favorable a las grandes empresas, y permitiendo que las mujeres sigan muriendo víctimas del feminicidio.

Frente a ello se ha producido una sostenida movilización ciudadana y popular que varias veces ha cuestionado o ha logrado se reviertan estas medidas y leyes, sin embargo, no ha logrado traducirse en una propuesta política que garantice de manera integral los cambios que se necesitan. El pueblo se ha convertido en un protagonista de primera línea ejerciendo un poder real que intenta ser menoscabado. Estamos en un proceso destituyente que debe dar paso a un proceso constituyente pues necesitamos cambios de fondo empezando por dotarnos de una nueva constitución.

En Huancayo hemos empezado una discusión de diversos temas sobre el proceso constituyente como una salida a la crisis, el rol de las izquierdas y su camino a la conquista de un gobierno y la construcción de poder al 2021 y el conjunto de nuestros desafíos hacia el bicentenario. Otras iniciativas que se puedan dar y que sumaremos en el camino. Esta no es una iniciativa excluyente de otras que impulsaremos, pero constituye un paso inicial importante.

Este proceso se dará sobre la base del respeto y la confianza mutua, la tolerancia, el ejercicio de la paridad y la alternancia, entendiendo la unidad de manera más amplia posible, es decir más allá de la izquierda articulando con las organizaciones sociales, sectores populares, sectores progresistas y patrióticos, movimientos descentralistas, movimiento andino y amazónico, sectores de mujeres, sectores productivos, agrarios y otros sectores de la ciudadanía entre ellos los jóvenes, los movimientos por la diversidad.

Garantizar que este tipo de espacios se realizan en forma descentralizada en diferentes regiones y aglutinar más líderes sociales, políticos, sindicales, organizaciones cívicas, colectivos de ciudadanos y ciudadanas, frentes de defensa que consolide esta amplia unidad nacional, democrática impulsando las asambleas regionales y nacionales que concluyan en una estructura política orgánica de cara al 2021.

Asumiremos un programa que aspira a la refundación de la republica a partir de una nueva constitución acorde a los nuevos tiempos en vista de que el neoliberalismo ha demostrado en todo el mundo no solo su caducidad sino también su fracaso. La constitución de 1993 ha jugado un rol estructurador del modelo económico que ha propiciado el surgimiento de crisis entrelazadas de carácter sistémico, moral y ético. En este panorama de caos urge la construcción de un nueva constitución, como un proceso que nazca desde las bases y la ciudadanía que recoja el anhelo y los sueños de las clases populares de lograr un país distinto, el momento constituyente en donde nos encontramos exige la participación de las fuerzas de izquierda y progresistas para la inauguración de una nueva república de ciudadanos y trabajadores.

Somos de los que afirmamos, de los que tenemos fe, ilusión, voluntad de lucha y de poder, de los que creemos que es posible construir un Perú nuevo, dentro de un mundo nuevo. Desde estas tierras de pobladores y trabajadores rebeldes hacemos un llamado a todo el pueblo peruano a cambiar la historia, a organizarnos y movilizarnos contra la corrupción y la impunidad, en defensa de los derechos laborales y ciudadanos. La Asamblea de los Pueblos del 16 de febrero será un hito fundamental para construir una mayoría social y política de cara al cambio y la refundación de la Nación. Y el momento es ahora.

Huancayo, 26 de enero de 2019

Perú Libre. Vladimir Cerrón

Movimiento Nuevo Perú. Verónika Mendoza

Partido Comunista Peruano. Luis Villanueva

MAS Democracia. Gregorio Santos.

FIRME. Zenón Cuevas

Movimiento Mi Región. Richard Huacoto


Escrito por

nuestrabandera

Prensa nacional de izquierda


Publicado en

Nuestra Bandera

Prensa nacional de izquierda