QUIEREN DOBLEGARNOS...

UN ESTERCOLERO LATINOAMERICANO AL SERVICIO DE TRUMP

Publicado: 2018-10-29

Por AGUSTÍN PALERMO


Desde 1992 la Asamblea General de la Organización de la Naciones Unidas (ONU) condena cada año con aplastante mayoría, el bloqueo criminal económico, comercial y financiero que el gobierno de los Estados Unidos ejerce contra el pueblo de Cuba por más de cincuenta y cinco años y, el próximo 31 de octubre no será la excepción.

Previo a esta cita, el imperialismo yanqui a través del personal de la Agencia Central de Inteligencia (CIA), sus embajadas, la Organización de Estados Americanos (OEA), la Sociedad Interamericana de Prensa (SIP) y los políticos desprestigiados, despliega una sucia y oculta campaña, buscando adeptos para evitar otra vez hacer el ridículo y no quedarse solo ante el mundo, en una nueva votación, evidenciado lo que es: un gobierno criminal que viola los derechos humanos de todo un pueblo.

Desde hace varios meses el cubanoamericano Marco Rubio, senador republicano por el estado de Florida, “encargado” de dirigir la política exterior de los Estados Unidos hacia América Latina, se ha reunido dentro y fuera de Estados Unidos, con varios presidentes en ejercicio, ofreciéndoles migajas y amenazas; el objetivo era conseguir apoyo en las votaciones, pero no lo ha logrado; y la tropa de Trump asistirá otra vez a ver el respaldo contundente al proyecto de resolución que demanda el fin del bloqueo.

Dado que los Estados Unidos está haciendo burbujas de ahogado, ha buscado como última opción, el apoyo de expresidentes, los mismos que cuando fueron gobierno solían votar en contra de ese bloqueo, y ha conseguido que veintiún expresidentes firmen una declaración en la que tildan de “Estados criminales” a Cuba, Venezuela y Nicaragua por “sembrar terror y miseria a sus pueblos”.

Desde el triunfo de la Revolución Cubana en 1959, el imperialismo norteamericano ha recurrido infructuosamente a todo tipo de métodos para derrotarla; pero ahí está Cuba, digna, independiente y soberana; ejemplo al mundo en educación, salud, seguridad, deporte, cultura, internacionalismo solidario, etc.

Nadie ignora los recientes problemas que viven Venezuela y Nicaragua, donde el imperialismo tienen metida las narices, buscando desestabilizarlos, con el fin de derrotar sus gobiernos, pero tampoco ha podido. El gendarme del mundo, carece de cualquier tipo de autoridad para mostrarse como ejemplo o exigir a otros lo que él no cumple sobre democracia, derechos humanos o libertades.

Con el fin de hacer ruido mediático, el amo del mundo ha hecho que un grupo de políticos, firmen esa declaración contra los tres gobiernos mencionados. La firma se dio en el marco de una reunión entre los integrantes de la Iniciativa Democrática de España y las Américas (Idea), un engendro más de la contrarrevolución en América Latina. Los impresentables de la lista son: Óscar Arias, Rafael Ángel Calderón, Miguel Ángel Rodríguez y Laura Chinchilla (Costa Rica), José María Aznar (España), Nicolás Ardito Barletta y Mireya Moscoso (Panamá), Belisario Betancur, César Gaviria, Andrés Pastrana, Álvaro Uribe (Colombia) y Enrique Bolaños (Nicaragua), Alfredo Cristiani (El Salvador), Fernando de la Rúa (Argentina), Vicente Fox (México), Eduardo Frei (Chile), Osvaldo Hurtado y Jamil Mahuad (Ecuador), Luis Alberto Lacalle (Uruguay), Jorge Tuto Quiroga (Bolivia) y Juan Carlos Wasmosy (Paraguay). Ninguna de estas “estrellas” sería capaz de andar siquiera dos cuadras en alguna de las ciudades de su país, porque recibirían el desprecio de la gente; los repudian por indignos, vende patrias y serviles. Varios de ellos incluso han estado presos por corruptos, otros tienen procesos penales pendientes, están acusados de narcotráfico, promueven el fascismo y son amigos de terroristas. Para completar el elenco, faltaron firmar Alan García y Alberto Fujimori.

En el documento estos “seguidores” de San Francisco de Asís “expresan su condena a los Estados criminales establecidos en Cuba, Venezuela y Nicaragua, que siembran terror y miseria a sus pueblos, persiguen, torturan y hasta asesinan a sus disidentes como políticas de Estado”. Ellos saben que lo que dice el documento es falso y, son conscientes que los países de donde vienen y han sido presidentes, están a años luz de alcanzar los logros sociales que ha conseguido Cuba; pero eso no les importa, lo que les interesa es sonreírle al amo yanqui; y de los pagos a recibir, las nuevas candidaturas o los puestos en organizaciones internacionales hablarán face to face. Ellos son la esencia del estercolero político latinoamericano.



Escrito por

nuestrabandera

Prensa nacional de izquierda


Publicado en

Nuestra Bandera

Prensa nacional de izquierda