Cobarde y mentiroso

la bandera de colombia ensangrentada

En Colombia 34 líderes sociales han sido asesinados durante primer mes de gobierno de Duque

Publicado: 2018-09-16

Resumen Latinoamericano

Iván Duque en su discurso de posesión el 7 de agosto, habló de proteger la vida de los líderes sociales y defensores de Derechos Humanos; después en actos públicos volvió a referirse a detener los asesinatos selectivos y coordinados, en los que cada día matan a un líder comunitario. Sin embargo, el balance de muertes en agosto aumentó: ya son 34 los líderes asesinados.

En rechazo a este Genocidio de “limpieza política”, representantes a la Cámara y Senadores realizaron el 5 de septiembre, una Audiencia en el Congreso de la República en la defensa de la vida de los líderes, donde denunciaron las diferentes modalidades de persecución que usa el régimen en contra de la protesta social y los opositores políticos, tales como el desprestigio que los muestra como “redes de apoyo” de la subversión, las amenazas por medio de agentes paraestatales, la persecución judicial, los seguimientos ilegales. Los Congresistas de la oposición le exigieron al Gobierno que muestre resultados en proteger la vida de los líderes y defensores de Derechos Humanos.

Al observar las víctimas de los últimos días, queda evidente qué tejido social representa, cómo repiten las modalidades del crimen, la actitud del Estado y la impunidad en que los hunde.

¿Quién era Alirio Arenas?

Alirio Antonio Arenas Gómez, era Presidente del Concejo Municipal de Convención, fue elegido por el Movimiento Alternativo Indígena y Social (MAIS), también hacía parte del Movimiento por la Constituyente Popular (MCP); participó en la campaña presidencial de Colombia Humana. Reconocido como un líder natural de la Provincia de Ocaña, Norte de Santander.

Su trabajo de líder social lo desarrollaba en la vereda San Isidro, zona rural de Convención, donde era el Presidente de la Junta de Acción Comunal, región que por décadas ha mantenido un liderazgo social en la movilización ciudadana, pues las condiciones de pobreza, abandono estatal y violencia, ha llevado a que las comunidades estén organizadas.

Alirio había denunciado amenazas de muerte en su contra, pero no le habían designado un esquema de seguridad, a pesar que ya había sido aprobado por la Unidad Nacional de Protección (UNP).

Los sicarios le quitaron la vida en la madrugada del 2 de septiembre, en el barrio Belén de Ocaña, zona que se encuentra altamente militarizada. En este atentado también resultó herido Johnny García Guerrero.

Amparo Paola era líder indígena

Amparo Paola Rodríguez Muchavisoy era dirigente del pueblo Inga Kamentsá, trabajaba como docente indígena de la escuela Alto Sardinas, del Centro Rural Educativo Atún Ñami, en Villagarzón, en el sureño Departamento de Putumayo. Fue asesinada junto a su esposo Alonso Taicus Guanga, agricultor del pueblo Awa. Los sicarios también dejaron herida a su hija, una menor de edad.

El 2 de septiembre a las 9:30 de la mañana, los tres sicarios llegaron al Resguardo indígena Playa Larga, ubicado en la vereda Florida Alto Sardinas, del corregimiento La Castellana, ubicado a tres horas del municipio Villagarzón, Putumayo, residencia de la familia Taicus Rodríguez. Llama la atención, cómo los sicarios se desplazaron por vía fluvial, por zonas ampliamente monitoreadas con tecnología para medición de cultivos de uso ilícito y de explotación petrolera de las empresas Gran Tierra y Emeral Energy.

En el Putumayo han sido asesinados 12 líderes sociales en 2018.

En Tarazá, muerte y destierro

El 3 de septiembre, varios sicarios asesinaron a Norberto Jaramillo, en su residencia de Tarazá, Antioquia. Era Presidente de la Junta de Acción Comunal de la vereda La Envidia, impulsaba la sustitución de cultivos de uso ilícito y participó en varios procesos de movilización con la Asociación Campesina del Bajo Cauca.

Con este asesinato ya son 25 líderes sociales asesinados en ese Departamento y más de 4.000 mil personas han sido desplazadas del territorio. En Tarazá los líderes de los planes de sustitución de cultivos de uso ilícito, están siendo exterminados por escuadrones paraestatales como Los Caparrapos y los Urabeños.

Andrés Felipe era dirigente sindical del magisterio

En cercanías de la Villa Olímpica de Villavicencio, en la noche del 5 de septiembre, varios sicarios en moto asesinaron al profesor Gilberto Frade Puentes, Secretario de asuntos sindicales de la Asociación de Educadores del Meta (ADEM), docente del colegio Manuela Beltrán.

Este es un Genocidio Político

Se llama Genocidio cuando eliminan de forma sistemática a un grupo humano, por un motivo específico.

La eliminación es evidente, cruel y despiadada: asesinan a un líder social u opositor político cada día. Genocidio más intenso que el perpetrado por el régimen hace 30 años, contra los partidos de izquierda Unión Patriótica, Frente Popular y A Luchar.

La sistematicidad está en que los perseguidos son los mismos: los líderes populares. Y los asesinos siempre son los mismos:los sicarios.

Detrás de cada sicario hay un determinador del crimen, quien le paga por asesinar. Determinadores son los cabecillas del régimen, altos mandos de las Fuerzas Armadas, empresarios de las Corporaciones transnacionales, latifundistas y grandes capitalistas, que consideran a los líderes sociales como “el enemigo interno”, a quien hay que exterminar, porque constituyen una amenaza contra sus ganancias.

Es un Genocidio Político porque observamos una matanza de líderes de las capas medias y bajas de la sociedad, excluidos y empobrecidos; perpetrada por una élite derechista violenta. Minorías súper millonarias que se resisten a ceder privilegios y a cualquier cambio que acabe la desigualdad social; por esto se oponen a las mayorías nacionales que luchamos por “paz con justicia social”.

http://www.resumenlatinoamericano.org/2018/09/11/colombia-34-lideres-sociales-asesinados-en-el-primer-mes-del-gobierno-de-duque/


Escrito por

nuestrabandera

Prensa nacional de izquierda


Publicado en

Nuestra Bandera

Prensa nacional de izquierda