Cobarde y mentiroso

a 45 años delgolpe fascista

Los procesos no se detienen

Como ha sido siempre, un proceso social transformador se enfrentó a una política antipopular y contra-reformista.

Publicado: 2018-09-11

Editorial de ELSIGLO / 11 septiembre 2018 / Santiago de Chile

El punto cardinal del período 1970-1973, es que en base a un preciso programa democrático del Gobierno de la Unidad Popular que lideró Salvador Allende, se inició un proceso de transformaciones económicas y sociales destinadas a satisfacer necesidades apremiantes del pueblo, lograr soberanía nacional, frenar enriquecimientos de unos pocos e injusticias y garantizar la organización y la participación popular.

A partir de ese punto cardinal, sectores empresariales, gremiales, de la derecha, conservadores, especuladores, altos mandos militares, medios de comunicación y la Corte Suprema, levantaron muros, oposición, violencia, conspiración y desestabilización para, precisamente, atacar y frenar ese proceso de transformación.

La opción de construir otro modelo de desarrollo, satisfacer demandas de los trabajadores y de los campesinos, abrir la cultural, nacionalizar riquezas naturales, mantener movilizado al pueblo, chocó con acciones desestabilizadoras, operaciones especulativas y de desabastecimiento, cercos financieros, ataques terroristas y armados, candados en el Congreso y la furia de la derecha.

Como ha sido siempre, un proceso social transformador se enfrentó a una política antipopular y contra-reformista. Se vivió en ese período una activa disputa por defender o destruir ese proceso. Se desató con fuerza la disputa por el proyecto-país que se aspiraba.

Llegó un momento que el Presidente Allende optó, como siempre, por el cauce democrático, y llamaría a un plebiscito para que la ciudadanía se expresara sobre la continuidad del proceso.

Pero la derecha, altos mandos inconstitucionales, empresarios y sectores conservadores se apartaron del camino democrático y concretaron el Golpe de Estado que derrocó al Gobierno de la UP.

Ese es el hecho central. No se trató de “democracias enfermas” ni de responsabilidades compartidas.

Hace 45 años se produjo una asonada militar que ultrajó al sistema democrático, aniquiló un proceso social, derrocó a un Presidente democráticamente elegido y dio paso a un sistema dictatorial, restrictivo, represivo, autocrático y de capitalismo salvaje.

Las fuerzas e ideas que se expresaron entre 1970 y 1973, siguen en el camino de aspirar y concretar transformaciones en beneficio de las grandes mayorías, ahora además, con el ejemplo de dignidad y valentía de Salvador Allende.

http://www.elsiglo.cl/2018/…/11/los-procesos-no-se-detienen/


Escrito por

nuestrabandera

Prensa nacional de izquierda


Publicado en

Nuestra Bandera

Prensa nacional de izquierda