¿Hasta cuándo?

la fuerza de la revolucion, es la fuerza de las masas

Nicaragua. Ahuyentar la guerra, tarea perentoria

Publicado: 2018-06-03


Por Manuel Moncada

1. Ahuyentar la guerra, tarea perentoria

Aunque las experiencias internacionales tengan con frecuencia un peso dado que empuja a tomarlas en cuenta con la debida seriedad, dígase por ejemplo la venezolana, las mismas siempre enseñan que el punto de partida para tratar una realidad dada es ella misma, sus propias vivencias históricas, tradiciones poseídas y el examen pormenorizado del momento por el que atraviesa, sobre todo, si se trata de una crisis profunda y compleja como la que se le está imponiendo a Nicaragua.

Una de las alternativas que Washington puede estar barajando constatando su dificultad para engullirse a Venezuela, podría ser “acentuar su presión sobre otros países de la «Cuenca del Caribe», principalmente contra Nicaragua.”[1] En este contexto, algunas fuerzas externas que manejan antojadizamente la situación de Nicaragua esperan que en ella tenga lugar algo similar a lo que ocurrió, en 2011, con Kadaffi en Libia y otros mandatarios en el norte de África.[2]

Carlos Fonseca Amador aporta una idea extraordinaria que alumbra el camino que nuestra nación y, particularmente, su dirigencia Estatal, Gubernamental y Política, están asumiendo: “No es el fusil revolucionario el que vence sino su brillante razón.[3]

Sin duda de ningún tipo, para el país tiene importancia vital evitar que, sobre su territorio, se desencadene una espiral de violencia que lo lleve a una guerra civil de insospechables consecuencias en términos de vidas humanas, de su frágil economía y de su Estado, que podría verse convertido en un estado fallido.

En estas circunstancias, la mejor estrategia no consiste en responder a los ataque físicos con ataques físicos, sino con permanentes movilizaciones demandando la paz, la estabilidad y la reconciliación nacional, con respeto pleno a la Constitución y a todo el orden social, jurídico y político existente. Sólo ello puede erigirse en base firme para cimentar una paz con justicia.

2 La responsabilidad de EEUU

Debe insistirse en que el mayor responsable de lo que hoy estremece con inaudita fuerza a la nación no es otro que EEUU. Sin ir muy lejos, en la página web del Instituto Nacional Demócrata para los Asuntos Internacionales (NDI), presidido por Madeleine Albright (ex Secretaria de Estado de los Estados Unidos), se expone sin ambages entre otras cosas, lo siguiente:

“Para asegurar que la próxima generación de líderes estará equipada para gobernar de manera democrática y transparente, desde el 2010 el NDI se ha asociado con universidades nicaragüenses y organizaciones cívicas para conducir un programa de liderazgo juvenil que ha ayudado a preparar más de 2,000 líderes juveniles actuales y futuros en todo el país. El NDI también ha contribuido a los esfuerzos de Nicaragua de aumentar la participación política de las mujeres e iniciativas para disminuir la discriminación contra las personas LGTB, así como compartido las mejores prácticas para el monitoreo de procesos electorales.”[4]

Sabemos de antemano, el significado que para los estadistas de EEUU tiene la expresión gobernar de forma “democrática” y “transparente”, nada que ver con los anhelos de los pueblos, pues significa sumisión total a los intereses imperiales de este país.

No puede pasar desapercibido que tan sólo en 2016, EEUU entregó a los azuzadores y practicantes de la violencia extrema en Nicaragua, un monto de 31 millones de dólares, bajo la mampara de “Desarrollar las capacidades para la defensa de la sociedad civil”.[5]

3. Lo que callan los medios de la derecha

“Nadie menciona – escribe Giorgio Trucchi- que hay muertos de ambos lados, que hay policías muertos, que hay muertos en la caravana que fue atacada en La Trinidad Estelí. Nadie se pregunta qué estaban haciendo manifestantes armados cerca del estadio, a menos de dos cuadras de donde iban a pasar los activistas sandinistas. Nadie habla de lo que pasó en Masaya y Estelí.”

El mismo autor pregunta: “¿Quién saca provecho de esta situación de violencia y caos?/ ¿Acaso un gobierno que está abriendo espacios de diálogo y negociación? ¿Una oposición dispuesta a negociar y consensuar medidas para ‘democratizar’ el país, siguiendo los planteamientos de la OEA? No creo, no tiene sentido.

“¿Quién entonces? La respuesta es tan fácil como es tan absurdo que tanta gente caiga en este engaño de ciencia ficción.” Y vaticina que si hay algo seguro es que la próxima movilización de opositores posiblemente provocará “más ‘daños colaterales’.”[6]

4. ¿Por qué le temen a Nicaragua?

Pero en esta línea se montan los anti patria que acarician la esperanza de regresar a los períodos históricos en que ellos explotaban sin cortapisas al pueblo y desconocían los derechos laborales y sociales de las mayorías. Lo hacen, sobre todo, por temor a que la revolución se consolide y a que Nicaragua se torne pieza fuerte en la geopolítica de la región.

Vinculado con lo señalado, a inicios del presente año, el periódico británico “The Guardian” colocó a Nicaragua entre los países que forman parte de sus preferencias como destino turístico; sosteniendo que es el país más seguro de la región y que, durante mucho tiempo, ha sido frecuentado por los surfistas. El número de visitantes está en aumento llegando a 1.5 millones en 2016 y con crecimiento previsto de un 28% para 2017. El periódico menciona que la aerolínea Iberia realizará a partir de Octubre vuelos directos de Madrid a Managua, con que mejorará el recorrido por el país. A esto se suman los beneficios que traerá la nueva Carretera Costanera que unirá a algunas de las más lindas playas del Pacífico. Esta es la razón por la que países como Nicaragua se ven expuestos a los ataques criminales de fuerzas mercenarias.[7]

Acá cabe hacer mención de los datos que muestran, a las claras, los grandes avances que Nicaragua registró a lo largo de once años, expuestos por Jorge Capelán:

“Hasta hace muy poco, Nicaragua era un país ejemplar en Centroamérica, una de las regiones más violentas del mundo. / Los índices de criminalidad estaban entre los más bajos de América Latina. / El crecimiento económico, de entre 4 y 5%, era el segundo más alto de la región después del de Panamá. Era uno de los países de América Latina con mayor reducción de la pobreza absoluta y relativa. / Era el único país de la región que producía el 90% de los alimentos que consumía. / Era uno de los muy pocos países de América Latina y de todo el tercer mundo que producía todos sus libros de texto a todos los niveles, desde la primaria hasta la Universidad y la Educación de Adultos. / Había logrado frenar el éxodo a los Estados Unidos. / Se estaba convirtiendo en un destino turístico mundialmente reconocido para viajeros en busca de paz, tranquilidad y experiencias culturales sanas y amigables con el medio ambiente. / Había alcanzado unos niveles de participación política de la mujer que solo se encuentran en los países desarrollados. / Había logrado frenar a los cárteles de la droga y al crimen organizado.”

Es digno de mención que la economía de Nicaragua se basa esencialmente en la labor productiva de los sectores populares, que generan más del 50% del PIB y más del 70% del empleo en el país. También importa señalar que las remesas familiares, constituyen una fuente de ingreso que llega a ese sector de la economía.

Todo lo arriba indicado ha sido severamente golpeado por los recién estrenados guarimberos locales.

Capelán precisa lo que hacen los pretendidos “paladines de la democracia” en Nicaragua: cortan las carreteras impidiendo que la gente vaya a sus trabajos, a los campesinos, recolectar sus cosechas; a los ancianos y enfermos, cobrar sus pensiones o retirar sus medicamentos; a los niños y jóvenes, estudiar. Amenazan a la gente con bombas y armas de fuego; le prohíben filmarlos; los secuestran y les cobran “peaje”.” Por si no bastara con ello, saquean y queman bienes públicos, centros de salud, escuelas, oficinas comunales y locales del Frente Sandinista.[8]

5. Exigencia de rendición del Gobierno es desde toda óptica inviable.

Ahora bien, a estas alturas, está claro que el enemigo (interno y externo) empeñado en tumbar al Gobierno Nacional que presiden Daniel Ortega y Rosario Murillo, no tiene capacidad real para consumar tan nefasto propósito. La rendición incondicional del Gobierno no es algo que se haya podido o vaya a darse. Y, por paradójico que pueda parecer, la OEA está indicando el único modo de salir de la crisis actual: el respeto a las leyes y a la Constitución Nacional.[9]

En este mismo plano de cosas, la economía nicaragüense, dada su fragilidad, no es capaz de soportar un paro nacional. Por lo acusado, es claro que la paz no puede arriesgarse de ningún modo. En consecuencia, toda diferencia debe solventarse por la vía del diálogo. En tal sentido, el Gobierno manifiesta su disposición a discutir reformas y mejoras ajustadas al marco constitucional, a partir de planteos que jurídica y socialmente sean viables, con propuestas “serias y constructivas” por ejemplo en lo referido al seguro social.[10]

Con todo, los mandatarios mantienen su firmeza y colocan los puntos sobre las íes: “El Gobierno de Reconciliación y Unidad Nacional, rechaza totalmente todas las acusaciones de esos grupos que en una provocación demencial y sin precedentes en nuestro País, se confabulan para denunciar “ataques” inexistentes, luego atacan y producen víctimas para culpabilizar a las Instituciones del Orden Público.” [11]

La propuesta de las fuerzas de derecha no es admisible, ni puede serlo, admitiendo una Paz con tranques y llamados a un golpe de estado; ello equivaldría a anarquía, dictadura real y no ficticia y entreguismo total de los destinos del país a EEUU. Es esta la razón por la que el Gobierno Nacional plantea, responsablemente, por un lado, que las de la oposición no son en verdad expresiones de diálogo ni de paz real; por el otro, a pesar de todo, insiste en salir de manera realista y constitucional de la crisis actual.[12]

6. Establecer una línea dirigida a desmentir a los enemigos de la Revolución

Un elemento de gran relieve para afianzar de modo contundente las posiciones del Gobierno Nacional y que debe ser potenciado al máximo, es el desmentido a las afirmaciones calumniosas que, desde hace muchos años, se vienen haciendo en su contra. Se ha dicho que la Vicepresidenta compró y se hizo dueña de las gasolineras UNO; que la familia Ortega Murillo es propietaria del hotel Seminole Managua; que los Supermercados Palí son de Ortega. La verdad es por completo otra: la multimillonaria familia Naser de Honduras, compró las gasolineras UNO de Centro América; los Palí llegaron de Costa Rica a Nicaragua en 2006, la estadounidense Wal-Mart compró casi todos los Supermercados de Centro América; en Seatle, EEUU, los Seminole una de las tribus más millonarias, con inversiones en su país, las hizo igualmente en la empobrecida Nicaragua, particularmente en Managua.[13]

7. Sergio Ramírez ¿pieza clave local del intento de Golpe Suave?

Sobre el fondo subyacente de los promotores del golpe de estado, en los que caben diversos sectores internos y externos como los empresarios locales, (la Jerarquía Católica, la canalla mediática, las maras, etc.) y externos (en lo que se incluye en narcotráfico internacional, los capos y el Estado colombianos, entre otras fuerzas), se encuentra un personaje muy nefasto de la política criolla: Sergio Ramírez Mercado quien mantiene múltiples vínculos muy estrechos con el exterior.

Siguiendo los pasos de Pedro Joaquín Chamorro con su escueta “Nicaragua volverá a ser República”, al igual que este último, Sergio Ramírez sabe a cabalidad que su “República pendiente”, a la que piensa una suerte de Arcadia criolla conservadora, no se ajusta al presente, ni a futuro alguno, al que teme, encontrándose, como está, atado con fuerza al pasado.

No es fortuito que acaricie sin inocencia esa sui generis república, por mucho que en él parezca saltar un gesto patriótico franco dirigido, indistintamente, a todos los nicaragüenses sin distingo alguno; por encima de fortunas, concibiendo el ideal de una patria para todos, sin que importe para nada el soslayo evidente de la realidad que nos envuelve. Refiriéndose a Pedro Joaquín Chamorro, estas palabras suyas lo expresan todo: “Si tantas veces le escuchamos decir que cada quien era dueño de su propio miedo […] nunca se cansó de repetir que Nicaragua volvería a ser república. Y esa es una tarea aún pendiente.”[14]

Más las cosas podrían desembocar en algo peor a lo que encierra esa república conservadora pintada como una suerte de arcadia, es decir de algo idílico, paradisíaco. Al parecer, dentro de los planes imperiales de EEUU, el objetivo inmediato es la toma militar de la ciudad de Masaya, en la que se establecería una cabeza de playa, con una junta de gobierno provisional, que presidiría probablemente Sergio Ramírez Mercado, la que, por supuesto, sería reconocida sin demora por el gobierno de Estados Unidos.[15]

[1] Thierry Meyssan. Lo que realmente se definía en la elección presidencial de Venezuela.

http://www.voltairenet.org/article201287.html

[2] Miguel Sorans. Nicaragua: ¡Que se vaya Daniel! - UIT-CI.

http://uit-ci.org/…/71-america-lat…/2043-2018-05-20-18-51-20

[3] Carlos Fonseca. Obras. TOMO 1. Bajo la bandera del sandinismo. Editorial Nueva Nicaragua. Managua, 1982. p. 32.

[4] Achim Rödner ¿Rebelión o contrarrevolución Made In USA en Nicaragua? http://www.tercerainformacion.es/…/rebelion-o-contrarrevolu…

[5] William Serafino. Aspectos clave de la revolución de colores en curso en Nicaragua. https://lapupilainsomne.wordpress.com/…/aspectos-clave-de-…/

[6] Giorgio Trucchi | LINyM. Nicaragua: Cuando las mentiras ganan y se convierten en realidad ‘aceptada’

Crónica de una masacre on-line

[7] Jorge Aliaga Cacho. Imperialismo ataca a Nicaragua. https://www.el19digital.com/…/titulo:77612-imperialismo-ata…

[8] Jorge Capelán. Qué pasa en Nicaragua. http://correonicaragua.org/…/texto…/74-que-pasa-en-nicaragua

[9] Ramón Matus. “Que vuelva la potestad de componer las cosas” al pueblo, respetando la constitución y las leyes del país.” Ramón Matushttp://www.tercerainformacion.es/autor/ramon-matus

[10] Entrevista al ministro asesor para Política y Asuntos Internacionales de la Presidencia de Nicaragua, Sidhartha Marín. "No podemos arriesgar la paz. Cualquier diferencia que se pueda tener debe ser resuelta por la vía del diálogo." http://tortillaconsal.com/tortilla/node/2907

[11] Nota de Prensa del Gobierno de Reconciliación y Unidad Nacional. http://www.lavozdelsandinismo.com/…/nota-de-prensa-del-gob…/

[12] Revista Libre Pensamiento. ESBOZO: CON FUEGO NO SE JUEGA. https://librepenicmoncjose.blogspot.com/…/esbozo-con-fuego-…

[13] Magda Lanuza. El odio alimenta la irracionalidad. https://carlosagaton.blogspot.com/…/nicaragua-el-odio-alime…

[14] Revista Libre Pensamiento. La Arcadia conservadora. Una república atada al pasado y pensada en él. https://librepenicmoncjose.blogspot.com/…/una-republica-ata…

[15] Carlos Escorcia. Nicaragua: Gobernarían Un País En Cenizas. https://carlosagaton.blogspot.com/…/nicaragua-gobernarian-u…


Escrito por

nuestrabandera

Prensa nacional de izquierda


Publicado en

Nuestra Bandera

Prensa nacional de izquierda