¡cuestión de confianza!

elecciones con las banderas en alto

ELECCIONES EN CUBA: UN EJERCICIO CÍVICO POPULAR

Publicado: 2018-03-13


Texto: Laura V. Mor, Resumen Latinoamericano Corresponsalía Cuba.

La Habana, 12 de marzo de 2018.-

La Cámara Electoral Nacional (CEN) dio a conocer hoy en conferencia de prensa los resultados emanados del escrutinio para las elecciones generales que tuvieron lugar en el día de ayer a nivel nacional en Cuba. Si bien estos resultados son provisionales es posible arribar a algunas conclusiones.

Cómo explicaba Osiris Martínez, Presidenta del Colegio Electoral #2 de la Circunscripción 5 de Kholy –uno de los tantos lugares de votación visitados por el equipo de Resumen Latinoamericano durante la jornada electoral- era posible que el tiempo de escrutinio (que en Cuba a diferencia de otros países es público) fuese mayor a elecciones anteriores ya que en esta ocasión eran dos categorías (diputados y delegados) por las cuales los electores votaban y el conteo se realizaba primero por diputados a la Asamblea Nacional y luego de realizadas las actas correspondientes, se procedía al recuento para delegados a las Asambleas Provinciales. Más allá de los pronósticos, los resultados preliminares estuvieron en tiempo y forma.

La “presencia masiva de electores” de la cual hablaba Alina Balseiro, Presidenta de la Cámara Electoral, se hizo evidente en los números: la participación efectiva ascendió a un 82,90%, que representan a 7.399.575 electores. Si tenemos en cuenta que en Cuba el voto no es obligatorio –o sea que no existe penalidad alguna ante la abstención- podemos observar que se trata de una cifra muy elevada, no sólo atendiendo a los 8.925.575 ciudadanos habilitados para ejercer el derecho al voto, sino a los porcentajes de participación de países donde el voto no es sólo un derecho sino también una obligación, existiendo por tanto sanciones en caso de no concurrir a votar el día de la elección.

De ese porcentaje de participación se desprende, tal como expresó Alina Balseiro, una “destacada calidad del voto”, ya que el 94,42% fueron votos válidos; o sea que se pudo contabilizar la decisión del elector por uno o más candidatos, en una boleta que si bien es cerrada (no permite agregar candidatos no propuestos), da la posibilidad al elector de votar por uno, varios o todos los candidatos. En cuanto a los votos blancos – o sea que los electores no votaron por ningún candidato de los propuestos y tampoco por el “voto unido” o lista completa- la cifra es de 4,32%, mientras que apenas el 1,26 % resultaron votos nulos.

Si comparamos estos porcentajes con elecciones anteriores podemos observar que -aunque es mayor que en la primera etapa de este proceso electoral (elección de delegados a las Asambleas Municipales)- el voto en blanco (teniendo en cuenta el 4,63% de las elecciones del año 2012) y el voto nulo descendió (4,08% de la primera etapa).

Con estas cifras -que entre votos en blanco y votos nulos no superan el 5,6%- en un sistema electoral donde no es obligatorio ejercer ese derecho constitucional, por tanto el ciudadano puede optar por no concurrir a los centros de votación, no puede decirse que es un porcentaje representativo sobre el total de votos válidos ni que exprese una tajante disconformidad con el rumbo político del país.

En cuanto a la composición del voto (válido) el 80,4% efectuó lo que se dio en llamar “voto unido”-que es el voto por la lista completa de los candidatos disponibles en la boleta electoral-; mientras que el 19,56% fue un voto fragmentado, donde se eligieron al menos un candidato pero no a la totalidad de ellos.

Resultaron electos 605 diputados a la Asamblea Nacional del Poder Popular (ANPP) y 1.265 delegados a las Asambleas Provinciales, las dos categorías que en el día de ayer cubanos y cubanas eligieron por medio del voto igual, secreto y libre para que los representen los próximos cinco años.

El Parlamento cubano queda compuesto entonces por un 53,22% de mujeres (que representa a 322 diputadas de la ANPP); cifra que ubica al país como el de mayor presencia femenina en cargos electivos y en representación de género en el Parlamento, aún por sobre países del denominado Primer Mundo, como Suecia, Bélgica y Noruega.

Si de participación de la juventud hablamos, el 13,22% de los diputados electos son menores de 35 años de edad; que en sí mismo puede no parecer un dato significativo, pero si se tiene en cuenta que el 40,17% de la nueva Cámara cuenta con diputados menores a 50 años, se vuelve un porcentaje relevante a nivel regional y mundial.

“Estas elecciones son un triunfo electoral de la población y una reafirmación del sistema electoral cubano” afirmó Balseiro, dando cuenta de lo que el equipo de Resumen Latinoamericano evidenció en la recorrida por los centros de votación.

Cuba sin realizar gastos ni estridencias en campañas electorales marketineras, con un proceso electoral desarrollado con total normalidad y tranquilidad, cuyas urnas son custodiadas por pioneros, sin necesidad de vedas electorales restrictivas, ni despliegue policial en las calles, en una elección que no ha generado más gastos al Estado que la impresión de las boletas electorales, la disposición y transporte de urnas y la alimentación de las 200.000 autoridades de mesa, continúa siendo un ejemplo de democracia y civismo para el mundo.


Escrito por

nuestrabandera

Prensa nacional de izquierda


Publicado en

Nuestra Bandera

Prensa nacional de izquierda