no está satisfecha

Un llamamiento a los treabajadores de América Latina

A 100 AÑOS DE LA REVOLUCION RUSA

Publicado: 2017-10-07


“DECLARACIÓN DE DIRIGENTES E INTEGRANTES DEL MOVIMIENTO OBRERO”

Octubre de 2017. Argentina


Hace 100 años, en Octubre de 1917 ocurrió la primera gran revolución encabezada y protagonizada por el movimiento obrero de un país. La revolución rusa de 1917.

Todos los trabajadores del mundo debemos conmemorar este acontecimiento porque el mismo tuvo consecuencias que influyen en nuestras vidas, aún hasta el día de hoy.

Aunque vivamos en la otra parte del mundo, aunque ni conozcamos qué es lo que pasó, aunque escuchemos versiones mentirosas y calumnias que traten de ocultar los sucesos, aunque sostengamos ideas muy distintas a las que sostenían los protagonistas de esa lucha. ¡Todos los trabajadores y trabajadoras del mundo de alguna manera estamos relacionados en algo con aquél proceso revolucionario!

¿QUE PASÓ EN AQUELLOS AÑOS?

A principios del Siglo XX los empresarios y los gobiernos de las potencias europeas, en su afán de saquear riquezas en todo el mundo, buscando aumentar la extracción de recursos naturales de África y Asia, queriendo conquistar nuevos mercados para sus productos, entre otras cosas, disputaron la posesión de colonias en esos continentes.

Para resolver esa larga disputa, en 1914, desataron una feroz guerra que implicó a casi todos los países del mundo y especialmente, los europeos que mandaron al matadero de la primer guerra moderna a millones de personas (la inmensa mayoría humildes y trabajadores) Esto lo hicieron para definir las ganancias y los negocios de un puñado de grandes empresarios, ricachones y algunos nobles.

Fue una carnicería espantosa, millones de seres humanos morían y eran asesinados en la llamada “Primer Guerra Mundial”, en la cual se probaron y ensayaron todas las armas de destrucción masiva…

El gas venenoso, el lanzallamas, el tanque de guerra, el submarino, el bombardeo aéreo sobre las ciudades, fueron utilizados de forma masiva por primera vez para que un puñado de empresarios, príncipes, reyes y zares “arreglaran” sus negocios.

Para colmo, muchos de ellos hacían enormes negocios fabricando y vendiendo nuevas y mejores armas, mientras millones de seres humanos eran masacrados, mutilados y heridos…

EN RUSIA LOS TRABAJADORES PUSIERON PUNTO FINAL A ESTA CARNICERÍA

Este desastre al que impulsó el sistema capitalista dominante en el mundo entero, fue enfrentado en 1917, por la enorme movilización de los trabajadores y el pueblo de Rusia.

Estaban cansados de los sacrificios, la guerra, las matanzas, la miseria y el hambre al cuál los sometía la monarquía zarista junto a empresarios rusos, franceses e ingleses.

Los obreros, los soldados y los campesinos, salieron a las calles, hicieron huelgas gigantescas, movilizaciones masivas, contra las cuáles nada pudo la feroz represión del zar (quién debió abdicar en febrero de 1917) ni la represión de timoratos políticos “demócratas” que mantuvieron la participación del pueblo en la carnicería mundial después de la renuncia del zar...¡¡¡No querían ofender a los monarcas y empresarios de Francia, Inglaterra y EEUU, que exigían que Rusia siguiera enviando jóvenes del pueblo al matadero de la guerra mundial!!!

¡¡¡Para terminar con esta situación, los trabajadores organizados y movilizados en asambleas (que se llamaban “soviets”) se hicieron del poder político!!!

Tomaron medidas increíbles para el mundo: ¡¡¡Firmaron la paz, repartieron los grandes latifundios de nobles y terratenientes entre los campesinos, controlaron y expropiaron los medios de la producción del país para garantizar el ingreso a todos los trabajadores y trabajadoras!!!

EL “SUSTO” DE LOS PODEROSOS HIZO QUE CAMBIEN MUCHAS COSAS

Esta acción heroica del pueblo y los trabajadores en Rusia, fue la primera vez que puso de manifiesto que los obreros podían hacerse cargo de la conducción de un país y obligar a los grandes empresarios, nobles y oligarcas a dejar de abusar y explotar a su pueblo.

¡Fue tal el susto que tuvieron los grandes empresarios que mandaron a los pueblos a la guerra que en poco tiempo terminaron la misma!

¡Fue tanto el susto que tuvieron los grandes empresarios por la acción de lucha de los obreros de Rusia que en todos los países que podían, intentaban políticas para que los obreros no lucharan!

Primero usaron la represión violenta en todas partes y luego (junto a la represión) comenzaron a otorgar derechos y mejoras a sus trabajadores. Comenzaron a dar aire y protagonismo a las corrientes “reformistas” que venían trabajando desde hacía años desde el propio movimiento obrero.

Los lúcidos dirigentes políticos de aquellos años lo dijeron con todas las letras: “cedamos algo antes que los obreros nos reclamen todo”

Este ejemplo de los obreros rusos (más allá de lo que aconteció después) modificó por años la actitud de los grandes empresarios y gobernantes del mundo entero…

Un ejemplo clarísimo fue la crisis de la “gran depresión” de los años 30 en EEUU, en la cual, su gobierno para evitar una movilización de los trabajadores similar a la de los obreros rusos, aplicó políticas de otorgar derechos y evitar la desocupación de manera masiva… Un economista inglés,

Keynes decía que debía evitarse la revolución social con una política de mejoras al pueblo…

Y este enorme susto, se volvió a expresar después de la Segunda Guerra Mundial, en la cual para evitar una revolución obrera en Europa, se implementó el Plan Marshall de subsidios, planes sociales y obras públicas que combatieran la desocupación… Por supuesto, esto se financió expoliando a los países de Asia, África y Latinoamérica…

Podríamos encontrar centenares y centenares de ejemplos de cómo el miedo y el terror que le produjo a los poderosos y oligarcas del mundo la acción revolucionaria de los trabajadores rusos, los hizo ceder derechos y mejoras para los trabajadores del mundo…

Miles de ejemplos de cómo los postulados reformistas fueron aceptados a regañadientes por las poderosas elites dominantes, ante el temor de estallidos revolucionarios.

Agreguemos que movimientos obreros y campesinos de varios países, se largaron a la lucha (con diversa suerte e ideas) reproduciendo la movilización popular que terminó en la revolución rusa...Esto determinó que los poderosos empresarios y millonarios del mundo “pusieran sus barbas en remojo” en temor a una repetición de aquella revolución de inicios del siglo XX.

En Argentina, muchas veces la sanción de leyes que consagraron derechos laborales, o el reconocimiento de diversas demandas de los trabajadores se lograron por el “terror” que produjo a los magnates del mundo el ejemplo de los obreros rusos…Que reclamos de reformas y reconocimientos formulados por los obreros fuesen “escuchados”, fue producto del pánico que entre la burguesía provocaba el ejemplo de las masas revolucionarias en Rusia.

En definitiva y simplificando, podemos sostener que nunca hubiera existido un 17 de octubre en la Argentina sin un Octubre de 1917 en Rusia.

LA REVOLUCIÓN RUSA NOS TOCA A TODOS LOS TRABAJADORES AÚN DESPUÉS DE CIEN AÑOS.

A cien años de aquellos acontecimientos, los trabajadores del mundo no podemos olvidar que ese ejemplo de movilización revolucionaria de los obreros y el pueblo ruso cambió nuestra historia.

El sistema capitalista que estaba acostumbrado al abuso de sus trabajadores, a la explotación infame de niños, mujeres y ancianos, o que tenía por conducta saquear y reducir a la esclavitud a millones de pueblos de países coloniales o semicoloniales… Debió adecuarse y “humanizarse”…

Por supuesto, no siempre lo hizo, y en cuanto pudo sojuzgar y aplastar la resistencia de los  trabajadores, impuso su dominación mostrando su verdadero rostro cruel y expoliador.

Acostumbrados a jerarquizar el lucro y la rentabilidad “a como sea”, los grandes capitalistas y las grandes corporaciones debieron muchas veces resignar alguna ganancia para “calmar” los reclamos de los pueblos y los trabajadores… En cuanto se les pasaba el susto por la lucha obrera, se sacaban la máscara de rostro humano y volvían a su verdadero rostro de “bestias

chupasangre de los obreros” que los caracteriza y es su marca de nacimiento…

EN ESTE ANIVERSARIO DE LA REVOLUCIÓN RUSA, COMO TRABAJADORES

DECLARAMOS.

Esta fecha será abordada por muchos eventos académicos, por actos políticos en todo el mundo.

Es justo que así sea, que se analice y que vuelva el abordaje crítico de esta experiencia. Es saludable que se revise las ideas y las políticas que en aquél momento se impulsaron.

Marquemos que también los poderosos y privilegiados del mundo intentarán difamar y calumniar la experiencia desde sus medios de comunicación.

Pero como todo acontecimiento de consecuencias mundiales, nada en el mundo ha sido igual después de la revolución rusa de octubre de 1917.

Como trabajadores integrantes y dirigentes del movimiento obrero queremos, sencillamente manifestar:

1 – Expresamos nuestro emocionado homenaje a todo el movimiento obrero y popular que en 1917 fue parte de aquellos acontecimientos que pasaron a la historia como la revolución rusa.

2- Que más allá de ideas divergentes, nos comprometemos a rendir este humilde homenaje continuando con la lucha por los intereses inmediatos e históricos de la clase obrera. Enfrentando la barbarie y la voracidad de lucro que caracteriza al sistema capitalista.

3- Que convocamos a los trabajadores a seguir la lucha por los intereses colectivos de nuestra clase contra una clase social empresaria parasitaria y contra un sistema capitalista, que nunca tuvo un rostro humano y que si en algún momento debió “humanizarse” fue por el peso y el terror que le provocan las luchas de los trabajadores y de sus organizaciones en el mundo.

4- En esto, el ejemplo de la revolución de los obreros y el pueblo de Rusia en 1917, fue determinante y su solo recuerdo hizo que los grandes empresarios y oligarcas del mundo debieran “ceder algo” para “no perder todo”…

5 – En la convicción que solamente la lucha colectiva de los trabajadores podrá lograr que terminemos con los padecimientos que nos impone un sistema basado en la explotación del hombre por el hombre, es que conmemoramos esta revolución obrera ocurrida en Rusia en octubre de 1917.

FIRMAS:

Claudio Marín, Beto Pianelli, Carlos Ghioldi, Néstor Echeto, Gabriel Pisani, Néstor “Patan” González, Eduardo Valverde, José Luis Moreno, Fabio Resino, Sergio Latuca, Gloria Rodriguez, Héctor Menéndez; Guillermo Rausch, Andrea Sueldo, Sandra Bonfanti, Alberto Arbizu, Antonio Centurión, Ana María Pulpeiro, Marcela Dellanoy, Néstor Fiuri, Jorge Izquierdo, Pablo O’Duyer,Carlos “Charly” Abruzzo, Sandra Molina, Emilia Ghioldi Molina...


Escrito por

nuestrabandera

Prensa nacional de izquierda


Publicado en

Nuestra Bandera

Prensa nacional de izquierda